Formas de ayudar si no puedes rescatar

Los proteccionistas de todo el mundo han tomado las redes sociales: Twitter y Facebook son ejemplos de esto. Si ponemos en nuestros buscadores palabras como “animales”, “perros”, “adopción”, etc., saldrán millones de resultados con contenidos extraordinarios; fotos sorprendentes, algunas tiernas y preciosas; otras, tristes y llenas de abandono y desidia.

A lo largo de los años algunas realidades se nos han hecho evidentes y hoy quiero compartir una de ellas con ustedes:

La lástima en los ojos es inútil: Sabemos que rescatar y proteger es muy complicado porque nuestros países carecen de recursos para acoger a los miles de animales abandonados, maltratados, atropellados, heridos que pueblan las calles, y que si nos detenemos, estamos obligados a actuar. Sin embargo, no todas las ayudas son iguales. No siempre tenemos que rescatar nosotros, pero sí podemos ayudar a quienes lo han hecho.

¿Cómo podemos colaborar? Por ejemplo, si conocemos el caso de un animalito rescatado con graves heridas y lo vemos en uno de los miles de grupos de protección animal, podemos colaborar activamente con dinero, si confiamos en esos grupos o proteccionistas independientes, pero también podríamos comprar insumos médicos que van desde alcohol, agua oxigenada; cicatrizantes en spray que sirven para prevenir el sangrado, infecciones y miasis, tratamientos curativos de heridas, efectos larvicidas; guantes quirúrgicos; alimentos secos, shampoo para tratar la sarna; antibióticos. Incluso, todos podemos llevar a los refugios o a estos grupos algo tan simple como periódicos viejos y materiales de limpieza. Cuando se tienen muchos animales todo se necesita. De tal forma que nuestro donativo puede contemplar colaborar con periódicos y cloro hasta pagar una esterilización, apadrinar a un animal pensionado o en un refugio. Es muy importante recordar que cada animal rescatado debe ser esterilizado, es una de las maneras de garantizar que no se siga reproduciendo el abandono.



Pero, hay otras formas de ayuda:

Difundir la información: ¿qué significa eso? Si estamos en Facebook y vemos un caso que nos conmueve, darle a la opción Me gusta es bueno, pero mejor aún es darle a la opción Compartir y si a eso le sumamos Descargar la foto y nos tomamos unos minutos para enviarla por correo electrónico con el texto explicativo que suele acompañar cada foto multiplicamos las posibilidades de que ese animalito rescatado que está en adopción, en recuperación, en hospitalización consiga hogar en el primer caso; salud en el segundo; recursos económicos en el tercer caso. 

Adoptar y no comprar: Otra forma de ayudar y de qué manera, es adoptando y no comprando animales. Si adoptamos salvamos varias vidas, el animal que llevamos a casa y el que podrá ser rescatado y ocupará el lugar y los recursos del que forma parte de nuestra familia; además, que estaremos evitando que criadores irresponsables se lucren y condenen a unos perritos a pasarse la vida reproduciéndose sin cesar hasta acabar con las perras a los 5 ó 6 años de vida porque de tanto parir pierden sus dientes, sufren de osteoporosis y otros graves daños de salud.

Hacer comentarios en las redes: como “pobrecito”, “si yo pudiera”, “qué buen corazón tienes” (refiriéndose a quien rescató al animal) sólo refleja lástima, y en algunos casos, solidaridad, pero la solidaridad debe ser activa para que sea funcional, para que sirva de algo; de lo contrario, se nos quedará la lástima en los ojos y al pasar la página del periódico, cambiar el enlace en internet, cruzar la calle, se nos habrá olvidado, pero resulta que la realidad existe aunque no la veamos más y ese perro, ese gato, ese conejo que está siendo protegido por alguien, sigue necesitando recursos hasta que pueda ser cerrado su caso, y los casos se cierran felizmente cuando se consiguen hogares responsables, curaciones y colaboraciones.

De tal manera que podemos ayudar, siempre podemos ayudar. La ayuda puede contemplar un tarrito de agua en una esquina por donde pasan muchos animales para que sacien su sed y cambiarla todos los días, podemos proteger animales en condición de calle (de esto hablaremos en otro artículo), podemos adoptar, podemos difundir. ¡Podemos! Esa es la palabra que nos acompaña cada día: Siempre podemos ayudar.

Nota: En Facebook podemos encontrar nombres como “Perrito Callejero”, de Venezuela, “Rescate animal” de México, “Los perros del camino” de Chile; “Mi conciencia animal” de Perú; “Protectora para los animales sin nombre” de Mérida, Venezuela, “AnimalShelter.org” en Estados Unidos, “Rescatando mascotas” de Argentina y muchos más. Entre todos, podemos cambiar muchos destinos. 

Jueves 23 de Febrero de 2012
http://www.inspirulina.com/la-solidaridad-inutil.html

Comentarios

Entradas populares