Reiki en animales






REIKI:

El Reiki es un sistema de armonización natural que utiliza la energía vital universal, para tratar enfermedades y desequilibrios físicos y mentales.

La práctica del reiki se fundamenta en un emisor o canal que, a través de sus manos o de otros métodos -según el nivel- , transmitiría el reiki (fuerza natural que nos da vida) a un receptor que puede ser él mismo u otra persona (presente o no en el espacio-tiempo), con el fin de paliar o eliminar molestias y enfermedades. No obstante, dado que es una energía universal, los tratamientos podrían también dirigirse a otros seres vivos como animales, plantas o a determinadas situaciones.

El método reiki se basa en la creencia hinduísta de que el correcto fluir de la energía vital a través de los siete principales centros de energía de nuestro cuerpo o chakras, es lo que asegura un buen estado de salud en el organismo. Según esta creencia, el mal funcionamiento o bloqueo de la energía en uno o varios chakras sería lo que provoca o agrava el mal estado de salud, dando lugar a trastornos y enfermedades que, finalmente, se reflejan en el cuerpo físico. El método consiste en dirigir energía reiki principalmente a los centros energéticos del paciente, con el fin de desbloquearlos y potenciar el proceso de recuperación.

El reiki no puede reemplazar al tratamiento médico, aunque sí se puede utilizar de forma complementaria.

(texto extraido de Wikipedia)




Siendo más fieles a la Naturaleza que nosotros, los animales responden mejor y más rápido a todas las terapias que buscan el equilibrio y la salud a nivel energético. 

Estamos de acuerdo en que los animales están animados por la misma energía (Chi o Ki) que nos da vida a todos los seres. El método Reiki de imposición de manos por lo tanto incluye a los animales como seres capaces, no solo de recibir Energía Universal (Amor), sino darla también.

Igual que nosotros, los animales son canales energéticos, y aunque no estemos seguros a ciencia cierta de si son conscientes de ello o no, son seres afines a la Naturaleza y su Fuerza Vital o Sutil. Este don les convierte en humildes terapeutas y agradecidos pacientes.
En compañía de varios animales,  practicar Reiki a uno en particular, atrae a los otros como un imán lo que demuestra que saben y resuenan con lo que está ocurriendo. De hecho llamarán la atención para que la Energía que se está impartiendo se comparta con los demás. Por otro lado pueden rechazarlo cuando tienen suficiente, u ofrecer aquellas zonas donde desean recibir Reiki. 



Como siempre que ofrecemos este tipo de terapias en cualquier ser vivo, debemos contar con su consentimiento y ser muy respetuosos de su decisión, de manera que, si un animal no desea recibir reiki se alejará en señal de que no esta dispuesto en ese momento, pero generalmente son muy receptivos a esta terapia y les gusta, por lo que podemos ofrecersela en otro momento siguiendo la misma pauta de respeto a su decisión. 

Comentarios

Entradas populares