Terapia Asistida con Animales (TAA) y un poquito de historia

Terapia asistida con animales
La Terapia asistida por animales se encuentra enmarcada dentro de las nuevas corrientes holísticas y ecológicas que promueven un mayor contacto con la naturaleza, tanto vegetal como animal. Es un campo de estudio relativamente nuevo, y aunque el vínculo humano-animal ha existido desde hace miles de años, consiste en usar  los animales como una forma de herramienta terapéutica, para mejorar el funcionamiento social, emocional o cognitivo de una persona.  Los animales  pueden hacer que la gente se sienta segura y querida. Los animales utilizados para terapias incluyen perros, gatos, caballos, delfines, conejos y otros animales de granja.      

La terapia asistida con animales es una intervención directa y con objetivos pre diseñados  donde participa un animal que reúne criterios específicos, como parte indispensable para el tratamiento.  Ha sido ideada para propiciar beneficios físicos, sociales, emocionales y cognitivos en una gran variedad de entornos, de manera individual o en grupo, valiéndose para ello de diferentes animales. Todo el proceso ha de haber sido previamente diseñado y posteriormente evaluado. 

Se han definido 2 tipos de terapia: en la más básica se trata simplemente de disfrutar de la compañía de un animal doméstico, que además puede aportar provechos, tanto físicos como psíquicos; en la otra constituyen auténticos esquemas de rehabilitación con la ayuda de animales, no necesariamente domésticos, coordinados por un médico y un equipo multidisciplinario, así como habitualmente reforzados con indicaciones terapéuticas especiales para personas con problemas psicomotores.

Actualmente han surgido muy diversas actividades, que partiendo de intervenciones ocasionales, se han convertido en procedimientos soportados y sustentados por investigaciones científicas hasta obtener un reconocimiento válido por sus resultados, de modo que al compararlos con las técnicas y procedimientos tradicionales resultan más rápidos, eficaces y aceptados. Dichas acciones se denominan  terapias alternativas para la rehabilitación y devienen una importante fuente de recursos para el terapeuta ocupacional.


   
Un poco de Historia 
En 1730, el señor Reisenger tuvo a bien narrar cómo entrenó a un perro para que ayudase a personas ciegas a localizar objetos, buscar entradas y encontrar puertas, entre otras habilidades.
Con respecto al perro guía como lazarillo de personas invidentes, su uso se remonta a la antigüedad: en China aparece reflejado en la pintura “Primavera en amarillo” (1250 a.C.) y en Pompeya en una imagen similar (70 a.n.e.), de modo que ya había sido considerada una estupenda idea desde lejanos tiempos.
La primera vez que se utilizaron animales en el tratamiento de pacientes  fue en 1792 en Inglaterra. El médico  William Tuke, los empleó para mejorar las condiciones infrahumanas que existían en los manicomios de la época y para enseñar autocontrol a los pacientes. Consideró que los tratamientos de los enfermos mentales no debían basarse en castigos o azotes, observó cómo la dependencia de un animal pequeño hacia uno de sus pacientes propiciaba el autocontrol y comenzó a notar  que la interacción entre seres humanos y animales producía efectos positivos en la vida de los enfermos. William Tuke comenzó a incluir animales de granja en sus tratamientos.

En 1859, en Notes of Nursing, Florence Nightingale escribió: “Un pequeño animal de compañía, es a menudo, una excelente terapia contra la enfermedad, y especialmente para las enfermedades hospitalarias de larga duración. Un pájaro en su jaula, es a menudo, el único placer para una persona que está inválida durante años en la misma habitación. Poder alimentarle y limpiarle él solo, le ayuda a recobrar la autoestima, y le anima a hacer otras cosas”.

En 1944, la Cruz Roja Americana desarrolló en el Centro para Convalecientes del Ejército del Aire, en Nueva York, un programa especial de rehabilitación para aviadores que incluía animales. Se observó que el contacto con los animales amortiguaba los intensos procesos terapéuticos. Utilizaron perros, caballos y otros animales de granja para rehabilitar a los pilotos.

En 1948  el doctor Samuel B. Ross, fundó cerca de Nueva Cork la granja Green Chimneys, que es la institución mundial más prestigiosa dedicada a la reeducación infantil y juvenil mediante actividades de terapias asistidas por animales. En esta granja los chicos se involucran en el cuidado de los animales.

En 1953, el  psicoanalista  estadounidense  Boris Levinson , junto con su perro Jingles,  fueron los primeros en demostrar los efectos beneficiosos de tener un animal en su consulta mientras atendía a un niño. En 1969 escribo un libro titulado “Psicoterapia Infantil Asistida por Animales”, donde relataba  las experiencias vividas junto a su perro  y pacientes introvertidos que perdían todas sus inhibiciones y miedos gracias a la presencia del perro  y donde decía que:  "El animal resulta ser algo mágico que estimula al niño".  

En 1966, el músico invidente Erling Stordahl, fundó  el Centro Beitostolen, en Noruega, destinado a la rehabilitación y el tratamiento de personas no videntes y con distintas discapacidades. Decidió  incluir a los animales en el tratamiento para estimular  a los pacientes a ejercitarse. Los perros y caballos intervinieron para animar a los pacientes a hacer ejercicio. Muchos de ellos aprendieron a esquiar, montar a caballo, y disfrutar de una vida con alto grado de normalidad, que incluyera una cierta actividad física y deportiva.

En 1975 David Lee, un asistente social del Hospital Estatal de Lima, Ohio,  donde se internaba a personas con enfermedades mentales peligrosas, puso en práctica la terapia con animales, quienes actuaban como catalizadores de interacciones sociales entre el personal asistencial y los pacientes y entre los mismos enfermos entre sí. Utilizó entre otros,  peces, pájaros  y hamsters. Los internos estaban muy agradecidos con sus mascotas, y aunque no mejoraron lo suficiente como para poder interactuar libremente en la sociedad, se logró reducir el número de peleas e intentos de suicidio,  cuyo indice cesó casi por completo.


En 1980 Friedmann,  hizo un estudio  en pacientes con enfermedad coronaria y sugirió que los dueños de mascotas viven más tiempo que las personas que no poseen mascotas. Se cree que esto ocurre por varias razones, ser dueño de un animal exige mucho trabajo y una rutina regular y porque las mascotas pueden proporcionar amor y atención incondicional, a diferencia de los seres humanos que a menudo atraen las emociones negativas de una relación.  

En 1988, un estudio realizado por Julia K. Vormbrock y John M. Grossberg examinó los efectos fisiológicos de acariciar y hablar a los perros. Descubrieron que la presión arterial era más baja  cuando se  acariciaba y hablaba a los perros, lo cual es muy recomendable para las personas con hipertensión.

En un centro para epilépticos fundado en 1897 en Bielefeld, Alemania, actualmente convertido en un Instituto, se reciben actualmente a 5.000 pacientes aproximadamente con distintas patologías, ya sean físicas o psíquicas que asisten a tratamientos en los que se incluyen activamente a los animales como perros, caballos y gatos.



En lineas generales, independientemente del ámbito o la forma en que los animales nos apoyen como herramienta terapéutica,  son muchos los beneficios que proporcionan. Se han encontrado beneficios en el aspecto físico (reducción de la presión arterial, fortalecimiento de los músculos, recuperación de los enfermos cardíacos , en el mental (disminuye la ansiedad y el estrés, mejora el estado de ánimo) y en el social (facilita la interacción con otras personas, estimula el diálogo).  Los animales no pueden curar a un niño autista, pero se ha visto que pueden mejorar la interacción social de estos pequeños. Para las personas mayores, la compañía de una mascota puede ser muy valiosa, sobre todo si no tienen familiares o amigos cercanos, tanto para la diversión  como la relajación, son nuestros mejores aliados para luchar contra la depresión o contra la ansiedad, sin mencionar miles de beneficios que se nos escapan en este momento. 






Comentarios

Entradas populares