Perros de asistencia para detectar enfermedades


perro_detecta_enfermedad


El olfato de los perros es dos mil veces más sensible que el de los humanos.  Para nosotros, el mundo es un mundo de imágenes, un mundo en el que predomina lo visual. Los perros en cambio "ven con la nariz" pues lo más importante en su universo es el olor de las cosas. Gracias a este desarrollado sentido, ellos han sido excelentes compañeros de trabajo de las personas, en la caza, en el rescate, en la búsqueda y el rastreo, como lazarillos, y, según indican varios estudios, también en la detección de enfermedades.


Narcolepsia
Los narcolépticos tardan entre cinco y diez años en saber que padecen esta enfermedad neurológica. ‘Coca’ y ‘Kun’, dos labradores de la Guardia Civil, tardan unos segundos. Estos dos perros han sido entrenados en un programa que ha conseguido formar a canes que detectan a los enfermos a través del olfato. Se calcula que una entre 2.000 personas en España sufre esta patología –a grandes rasgos, les deja dormidos en el acto- y es fundamental reconocerla cuanto antes. Así lo confirmó ayer el doctor Luis Domínguez, del Instituto para la Investigación de los Trastornos del Sueño, que se preguntó hace un par de años si los enfermos tenían un olor especial. La respuesta es sí. Se la han dado los perros del Servicio Cinológico de la Guardia Civil, que han sido entrenados en un proyecto de colaboración. Durante meses, estos ‘agentes’ de detección de explosivos y drogas ‘reentrenados’ consiguieron reconocer en las ropas de los enfermos algunos agentes químicos propios de los enfermos. No es la primera vez que se demuestra que los perros y su olfato (10.000 veces más desarrollado que el nuestro) pueden ayudar a los doctores. A continuación se relatan algunas de las enfermedades que son capaces de detectar.

Cáncer
Los primeros casos documentados provienen de Inglaterra. Comenzaron cuando una mujer alertó a su médico de que su mascota no paraba de olerle y de señalar con su hocico un lunar en su pierna. Al parecer, había intentado incluso morderlo. Después, el doctor confirmó que se trataba de un melanoma maligno y publicaron un estudio en ‘The Lancet’ en 1989. En adelante, diversas investigaciones han confirmado que los perros pueden identificar a personas afectadas por tumores en la vejiga, ovarios, piel y pulmón.

Según los expertos, ciertos tipos de cáncer hacen circular sustancias químicas por el cuerpo humano que un perro puede oler y detectar con gran precisión en las heces, la orina o el aliento del enfermo. El reto de la medicina está en saber no sólo si el perro huele el cáncer, si no saber qué es lo que huele exactamente para construir hocicos artificiales que no necesitan entrenamiento y puedan suponer un salto enorme en el diagnóstico.

Según un estudio de la universidad japonesa de Kyushu, este descubrimiento puede ayudar a desarrollar pruebas para poder detectar la enfermedad antes de que haya podido extenderse a otras partes del cuerpo.

Para llegar a estos hallazgos, se llevó a cabo un experimento con un perro labrador especialmente adiestrado, que realizó durante varios meses pruebas de olfato entre las que se incluyeron test de aliento y muestras de heces de los participantes. Las muestras pertenecían a 48 personas diagnosticadas con cáncer de intestino y a 258 voluntarios que no sufrían la enfermedad o que habían tenido cáncer en el pasado. Aproximadamente la mitad de las muestras de voluntarios procedían de personas con pólipos de intestino que, aunque benignos, se consideran precursores del cáncer de intestino. El perro identificó con éxito cuáles eran cancerosas, y cuáles no, en 33 de 36 test de aliento y en 37 de 38  pruebas de heces, con las mayores tasas de detección entre las extraídas de las personas que tenían la enfermedad en su fase inicial.

Esto equivale, según el estudio, al 95 por ciento de precisión, en general, para las muestras de aliento y al 98 por ciento en el caso de las de heces, frente a los resultados obtenidos de las colonoscopias convencionales. Los expertos indicaron que en el caso de muestras de fumadores o personas con otro tipo de problemas, no plantearon ningún problema para el perro.

Chlostridium difficile
Una doctora escuchó a una enfermera holandesa hacer un comentario sobre el olor especial de la diarrea de pacientes afectados por la Chlostridium difficile, una bacteria que cuando está fuera de control produce infecciones en pacientes de hospitalización larga y que deriva generalmente en colitis. Pensaron que si lo podía detectar una enfermera sería pan comido para los perros. Los canes descubrieron 30 casos positivos entre 270 personas. Acertaron en 265 casos.

Hipoglucemia
En España, la fundación Bocalán ha conseguido entrenar perros para que sean capaces de detectar cuándo un enfermo de diabetes va a sufrir un ataque de hipoglucemia y que de esta manera el enfermo pueda inyectarse insulina antes del colapso. Los animales ladran, golpean con la pata o buscan ayuda de los adultos en el caso de los niños. Al parecer, perciben cambios en el sudor que hacen prever un ataque y algunos son capaces de hacerlo aunque estén en otra habitación que el paciente al que acompañan. Los perros son entrenados generalmente con la ropa del paciente sin conocerle.

Epilepsia
Existen también, muchas historias anecdóticas, que sugieren que los perros pueden alertar a sus dueños antes de que se presente una convulsión.  Algunos especulan que los perros podrían oler un químico u otro aroma que se libera justo antes de una convulsión. Otros creen que el apego de los perros hacia sus dueños ayuda a detectar aromas sutiles y cambios de comportamiento. Minutos u horas antes de la llegada de un  ataque, el paciente se siente apático, deprimido, nervioso, irritable. Los perros con esta capacidad, antes de que ocurra el ataque se muestran nerviosos, ladran y tratan de llamar la atención de cualquier manera; nos están dando el aviso de un próximo ataque.

Diversos estudios han probado cómo los perros si pueden presentir que una persona va a sufrir un ataque epiléptico. Al principio, los investigadores pensaron que se debía a algún cambio electromagnético que se producía en el enfermo, pero la Universidad Estatal de Louisiana, en EE UU, monitorizó dos ataques en los que no había cambios previos en las ondas cerebrales. Una investigación del Hospital Pediátrico de Alberta concluyó que sólo el 15% de los perros tenían esta facultad, pero los que se mostraban hábiles para la tarea presentaban un 80% de acierto. 


Día a día nos encontramos con situaciones realmente asombrosas y enigmáticas. Es así, que se ha transformado por generaciones, en el mejor colaborador del hombre, reuniendo un prodigioso caudal de capacidad, ternura, fidelidad, rapidez, fuerza y amor.

Comentarios


  1. Having read this I thought it was rather enlightening. I appreciate you finding the time and energy to put this article together. I once again find myself personally spending a significant amount of time both reading and commenting. But so what, it was still worthwhile! yahoo mail login

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares